El reloj está corriendo…mira cómo una niña de 12 años podría ser la solución que el mundo necesita en estos momentos.