Para que no lleguen a ser ese tipo de adultos hay que enseñarles de niños a respetar al otro